Tiruvannamalai, me encanta este nombre.

India. 11 febrero 2020. Post 4

Salimos de Chennai nuevamente impresionadas por lo caótico del tráfico y por la increíble, sorprendente habilidad de nuestro chofer Cindul. Casi en los límites de la ciudad paramos en un templo para pedir la protección de Ganesh durante el viaje. Nos explicaron que es algo que se hace siempre antes de iniciar un viaje; no lo hicimos en la ciudad porque hubiera sido más complicado con el autobús, es muy grande. 

Por la carretera, mientras avanzábamos entre campos de arroz y más templos, Ragú empezó a maravillarnos con sus conocimientos. Tengo que admitir que en muchas oportunidades me perdía parte de lo que nos decía porque el acento tamil en inglés es fuerte y cuando además las palabras eran en tamil, pues qué les puedo decir. 

Nos contó Ragú que durante los siglos III y IV, India vivió lo que llaman un período negro. En esa época declararon el jainismo como religión de estado y eso implicó severos cambios en la sociedad. Los jainistas eran esencialmente ascetas, su práctica hacía énfasis en el autocontrol, las austeridades y la renuncia. Esta concepción los llevaba a renegar de la vida o los valores familiares. 

Eventualmente, alrededor el siglo VIII, ocurrió un renacer del hinduismo y con esto se volvió a poner énfasis en la vida familiar. Para apoyar y fomentar esta nueva actitud en la sociedad, se “hizo” a Shiva un “hombre de familia”. La idea era que los Indúes, imitando a Shiva, volvieran a apreciar los valores e importancia de la vida familiar. Las instrucciones para esta transición fueron incorporadas en las letras de las canciones. Este nuevo avatar de Shiva es Krishna.

Paramos en el camino para un descanso y me llamó la atención un árbol que estaba al borde de la carretera. Era un árbol muy alto y muy frondoso y por su porte y su ubicación decía “Soy importante”. Le pregunté a Ragú y me dijo que se trataba de un tamarindo. 

Arbol de tamarindo en la carretera.Tamil Nadu

Me explicó que el tamarindo es un ingrediente básico, esencial en la comida de Tamil Nadu. Es la especie ácida más usada en la India y está presente en los curries, chuthneys, salsas y sopas para darles un sabor agridulce. También se consumen como vegetales las hojas tiernas, las flores y las semillas, de las cuales extraen aceite. 

Me comentó Ragú con mucho orgullo, que en Tamil Nadú, los árboles de tamarindo pertenecen al gobierno y nadie los puede cortar ni cosechar. Cuando llega la temporada, el gobierno es quien los poda y cosecha y vende la madera y la fruta. La madera del tamarindo se usa especialmente para herramientas agrícolas 

LO QUE APRENDI: Aunque a menudo el tamarindo luce muy húmedo, nunca se enmohece debido a su alto contenido de acidez que actúa como un conservante.

Existe la creencia de que el árbol de tamarindo emite vapores ácidos, dañinos, haciendo que no sea seguro dormir bajo ellos. Por esta misma razón, la acidez que exuda el árbol durante la noche, no crecen plantas debajo del tamarindo. Pienso que, esta “exclusividad de espacio”, la altura -llegan a medir 20 metros- y lo frondoso de sus ramas es lo que hace que los árboles de tamarindo luzcan tan hermosos. 

Cada árbol está numerado. Luego mi di cuenta de que todas las carreteras están sembradas de tamarindos, grandes, amplios. Sin darme cuenta estaba pensando en las conservitas de tamarindo que comía cuando niña y en el raspado de tamarindo y las glándulas salivares hicieron su trabajo…

Empezamos a ver monos en la carretera. Muy paraditos al borde, como si estuvieran esperando a su chofer. Los monos andan libres por donde quiera y en las ciudades grandes están creando problemas de seguridad. Les gusta llevarse lo ajeno. 

Seguimos viendo templos y también iglesias.  Me llamó la atención una capilla muy pequeña, casi una casita, pintada con lo que podríamos llamar “Colores Barbie”. Las paredes eran rosadas -Barbie- y con un color lavanda brillante resaltaban detalles de la construcción. Frente a la capilla, en una especie de pedestal de tres pisos estaban las imágenes de San José, encima de él María Auxiliadora y más grande y encima de esas dos el Sagrado Corazón de Jesús. No alcance a tomar foto. 

Mientras seguimos avanzando por lo que esencialmente es una zona agrícola, Roger nos habló un poco sobre nuestro destino, Tiruvannamalai y los tres lugares de interés para nuestro viaje: 

Roger explicándonos lo que veremos en Tiruvannamalai
  1. La montaña Arunachala
  2. El Templo Arunachalesvara
  3. El ashram de Sri Ramana Maharshi. 

Arunachala 

Arunachala es una montaña sagrada. Se le considera un lugar sagrado desde hace miles de años. Un dato interesante que encontré después es que esta montaña es uno de esos centros energéticos que hay en la tierra, una especie de “central eléctrica” en este caso de energía espiritual. Su nombre quiere decir “Montaña del Fuego de la Sabiduría”. Se la considera una manifestación de Shiva 

LO QUE APRENDI: Arunachala y Machu Pichu están diametralmente opuestas sobre la superficie de la tierra. Un eje que salga de Arunachala y pase por el centro de la tierra, llega del otro lado del globo a Machu Pichu, otro centro energético con gran poder espiritual. Interesante…

Templo Arunachalesvara

Este templo es lo más importante de Tiruvannamalai y es uno de los más grandes de la India. Fue construido en honor a Shiva porque se dice que esa deidad se manifestó allí, como una infinita columna de fuego. Esto ocurrió en una oportunidad cuando Brahma y Vishnu estaban discutiendo sobre quien era más poderoso. Entre ellos decidieron que quien encontrara el final de la columna de fuego ganaría. Brahma se fue hacia arriba y Vishnuhacia abajo. Ninguno de los dos alcanzó los extremos, pero Brahma mintió y dijo que él lo había logrado. Apareció Shiva, decretando que él, Shiva, era el más grande, el más poderoso. Expuso la mentira de Brahma y lo condenó a que nunca un templo estaría dedicado a él, y así es hasta el presente. 

Ashram de Sri Ramana Maharshi.

Ramana Maharshi es un santo hindú contemporáneo que vivió y enseñó en Tiruvannamalai. La afluencia de peregrinos a su presencia creó poco a poco lo que hoy en día es el ashram. El ashram está ubicado al pie de Arunachala. 

Y ya que he mencionado a varias deidades hindúes, vale la pena una explicación corta y muy, muy básica:

El hinduismo tiene más de 5.000 años. Según los conocedores no es una religión sino una amalgama de religión, filosofía, costumbres, tradiciones, mitos, festivales, leyendas. Es más bien una manera de vivir. 

En el hinduismo se habla de una Trinidad Divina. formada por Brahma, Vishnu y Shiva. Dios crea el mundo como Brahma, lo mantiene como Vishnu y lo destruye como Shiva

Estos dioses a su vez han tenido distintas reencarnaciones y es así como Vishnu ha reencarnado 10 veces hasta ahora. Dos de sus reencarnaciones son Krishna y Lord Rama, que representa al hombre perfecto. Krishna, como les comenté antes, es la versión más humana de esta deidad. Su historia incluye que fue un niño travieso, cuidaba el ganado con sus amigos, tocaba la flauta y de esta manera enamoraba, venció a los demonios. (FOTO) del cuadrito de Krishna y su madre

La otra deidad principal es Shakti, la fuerza divina, la fuerza femenina, la fuerza primaria que guía el universo. A través de distintas reencarnaciones o avatares, viene a la tierra y “elimina los demonios, destruye el mal y reestablece la paz y la felicidad en el mundo de los mortales” (*)

Algunos avatares de Shakti son:

Parvathi, esposa de Lord Shiva y diosa del amor, la fertilidad, la belleza

Lakshmi, esposa de Lord Vishnu y diosa de la abundancia

Saraswathy, esposa de Brahma y diosa del conocimiento.

Cada uno de estos dioses, cada una de estas reencarnaciones representan una cualidad del ser supremo, ser supremo que es único, pero que está en todo. Las deidades varían con el lugar, la época, con el clima, con el oficio, con la situación económica y política y eso hace que haya miles, millones de deidades. El número es 330 millones. Eso nos deja con una religión muy heterogénea; pero esa misma diversidad, flexibilidad y variedad de filosofías la hace atractiva.

Finalmente llegamos a Tiruvannamalai. Es una ciudad pequeña con un poco mas de 100.000 habitantes. Es un lugar de peregrinaje muy importante en la India, muchos yogis y santos han vivido aquí. Es la ciudad mas sagrada y espiritual de Tamil Nadu,  se dice que con sólo pensar en Tiruvannamalai se reciben bendiciones. Piensen…

La ciudad es más bonita que otras que encontramos en el camino, es ligeramente más limpia, pero el desorden urbanístico se mantiene. También aquí la contaminación visual de los avisos es intensa. 

Atravesamos parte de la ciudad, pasamos frente al ashram de Ramana  y nos fuimos acercando al hotel donde nos íbamos a quedar, impresionadas a cada momento por la destreza de nuestro chofer.

Apenas era mediodía. Creo que lo que ocurrió en la tarde amerita un blog aparte, que será el próximo. 

2 Pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s